Cocina energética ¿en qué consiste? ¿qué beneficios trae?

Por Anna Grau, profesora de Cocina Energética en Vipassana www.vipassana.es

Los principios básicos de la cocina energética es consumir alimentos naturales de preferencia orgánicos, integrales y propios de cada estación de manera en que cuando nos metamos algo a la boca no sea solo porque sí, sino porque tiene un valor nutritivo y también terapéutico. La cocina energética nos muestra una nueva forma de ver la alimentación.

Aquí, en occidente la contemplamos en función a nuestra parte sensorial. Es decir, valoramos la comida por los sentidos, por las formas, por las texturas,...pero no se da suficiente importancia en cómo se digieren y se absorben los alimentos ingeridos. Los restaurantes más conocidos y valorados ponen todas sus energías para impresionar a los comensales con variedad de sabores, combinaciones extrañas y texturas inimaginables.

Únicamente, cuando el cuerpo nos da señales de alerta, de que algo no funciona correctamente, como aumento de colesterol, triglicéridos o incremento de peso,...ponemos la atención necesaria en la elección del los alimentos.

La dieta occidental descompone y analiza los alimentos en el laboratorio, para clasificarlos según su composición química y según la cantidad de energía que producen cuando se metabolizan (kcal). Luego da unas pautas muy generales basadas en sus análisis para mejorar la calidad de la persona.

 

 

Sin embargo, la alimentación energética utiliza alimentos vivos y de calidad, para beneficiarnos de los nutrientes y también de la energía vital del alimento. La calidad se denomina a los alimentos tratados sin pesticidas, cultivados de forma natural, respetando el entorno y la estación.

Cada alimento nos produce un efecto diferente, y el modo de preparación también, eso significa que como alquimistas, a través de la cocina, podemos adaptar la alimentación a nuestras necesidades momentáneas. Cada día es diferente y nosotros no estamos siempre igual, de modo que mi alimentación se adapta a los cambios, tanto internos como externos.

Como los alimentos utilizados son naturales y están preparados con conciencia global, la cocina energética actúa como medicina preventiva (dime lo que comes y te diré como te sientes). Y abarca más allá de nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo emocional, mental y espiritual también se benefician de esta energía armónica.

 

 

Por lo tanto podemos describir la cocina energética como una filosofía de vida; una forma de vida que nos permite vivir con conciencia, equilibrio y bienestar, potenciando nuestros propósitos y objetivos del camino.

Pero a todo esto existen algunos alimentos que no son bienvenidos en la cocina energética, alimentos que acidifican la sangre o que no generan mayor efecto (no contienen mayor fuerza vital -ki-), éstos alimentos son: vinagres, alcohol, mantequilla, leche, yogur, crema, tomate, papa, berenjena, frutas ácidas y tropicales, el exceso de azúcares refinados, bebidas gaseosas y estimulantes como el café.

Total votes: 384